martes, 21 de agosto de 2018

COMPOSICIÓN DE LOS COSMÉTICOS

QUÉ ES EL INCI
Lo primero a lo que nos enfrentamos a la hora de conocer la composición de un producto cosmético es el listado de ingredientes, también conocido como INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos). Con esta nomenclatura se busca unificar criterios generales en el sector cosmético, aunque luego cada país tiene su legislación y particularidades.

A grandes rasgos el INCI es un listado de ingredientes ordenados de manera decreciente en función de su presencia en la fórmula, es decir, el primer ingrediente que aparece es el de mayor presencia. Por ello cuando compramos un producto con un ingrediente activo único o patente lo interesante es confirmar efectivamente su presencia en la fórmula y valorar su ubicación.

El fabricante está obligado a especificar todos y cada uno de los ingredientes presentes en el producto no así su %. El nombre de los ingredientes sintéticos generalmente se muestra en inglés – a veces podemos encontrarlos traducidos al idioma del país- y en latín se incluyen los ingredientes de origen natural/vegetal. Por ello un producto con muchos ingredientes en latín tendrá un buen porcentaje de ingredientes naturales lo cual no significa que sea un producto estrictamente natural.
En algunas ocasiones al final de la fórmula aparecen números, en ese caso se trata de colorantes. Se muestran las siglas CI (Color Index) y a continuación un código numérico que los identifica.


LA COMPOSICIÓN DE UN COSMÉTICO:
Un cosmético es una mezcla de principios activos, aditivos, excipientes y algún ingrediente corrector.

Los principios activos son los ingredientes que realmente importan, ya sean de origen natural o sintético, son los responsables de llevar a cabo la función para la que ha sido creado el cosmético y su presencia condiciona en gran medida su precio. Su naturaleza puede ser muy diversa, pueden ser de origen animal, vegetal, marino u activos obtenidos en laboratorio. Y su actividad también variada: hidratante, antiedad, regeneradora, reguladora de pieles grasas...
Los principios activos más habituales en la cosmética pueden ser:
  • Coencima Q10: La Conecima Q10 de grado cosmético es un potente antioxidante que previene la oxidación de los lípidos de la piel, protegiendo contra la radiación UV y los radicales libres. Su función es la de antienvejecimiento, porque evita la degradación del colágeno y la formación y profundidad de las arrugas, además de restaurar la barrera lipídica de la piel.
  • Manteca de karité: Este principio activo es el mejor amigo de las pieles secas y deshidratadas y también sirve para las pieles sensibles. Es un producto concentrado con un gran poder de regeneración, que la hace perfecta para productos destinados al cuerpo, la cara o los labios, que carecen de barrera protectora propia.
  • Vitamina E: La acción de la vitamina E es antioxidante, rejuvenecedora y protectora frente a las agresiones externas y los radicales libres que pueden causar el envejecimiento prematuro de la piel. Su acción es frente a las arrugas y las toxinas del medio ambiente, pero también es buena para la regeneración de los tejidos.
  • Péptidos: Los péptidos son moléculas cuya función es sobre todo la de detectar anomalías en la piel y contribuir a su reparación. Con la edad, estas moléculas van disminuyendo su actividad y por eso en algunos productos de belleza se incluyen péptidos artificiales.
  • Ácido hialurónico: El beneficio principal del ácido hialurónico es su capacidad de retener miles de veces su peso en agua. Dicha capacidad, le convierte en un aliado perfecto para hidratar la piel, protegerla e incrementar el nivel de colágeno.
  • Rosa mosqueta: El aceite de rosa mosqueta es un poderoso regenerador para la piel, ya que actúa como humectante, mejorando su hidratación; pero también ayuda a la cicatrización, reduce la pérdida de agua en la epidermis, atenúa la visibilidad de cicatrices y evita las estrías.
  • Cafeína: La cafeína tiene múltiples propiedades cosméticas y, dependiendo del producto en el que se presente, puede tener diferentes funciones. Por ejemplo, en anticelulíticos, combate la piel de naranja al acelerar el riego sanguíneo; es un potente antioxidante que ralentiza el ritmo de envejecimiento de la piel y también es descongestivo, propiedad óptima para el tratamiento de ojeras y bolsas en los ojos.
  • Jojoba: El aceite de jojoba es beneficioso para el cabello y para la piel, debido a sus propiedades restauradoras y acondicionadoras. En la piel, protege las capas superficiales frente a las fuertes radiaciones de sol y en el cabello, proporciona mayor brillo y suavidad.
  • Pantenol: El pantenol es un producto muy utilizado en productos de cuidado del cabello, como champús o acondicionadores, pero también tiene otros usos útiles como su capacidad emoliente, hidratante y nutritiva. Además, no suele producir alergias.
  • Queratina: El principal beneficio de la queratina es la protección, ya que las proteínas que contiene forman una barrera que protege de los radicales libres y agresiones externas. Además, ayuda al brillo, la permeabilidad, la resistencia y la elasticidad del cabello, por lo que es muy usada en productos para el pelo.
Los excipientes son los ingredientes que aportan la textura al cosmético y actúan como vehículo para los principios activos, controlando su liberación sobre la superficie cutánea. La elección del excipiente determinará la forma galénica (emulsión, gel, pomada…) así como las propiedades del cosmético, sin embargo en ocasiones los propios excipientes tienen propiedades cosméticas, por ejemplo la glicerina.

Conservantes. Son los ingredientes que se añaden al cosmético para mejorar su conservación. Un gran porcentaje de nuestros cosméticos contienen agua en su formulación y por ello ha de garantizarse su conservación. Hay dos grandes grupos de conservantes, los antimicrobianos que previenen de la contaminación microbiana (hongos y bacterias) y los estabilizantes químicos que previenen las alteraciones químicas como son los antioxidantes.

Colorantes y perfumesCompuestos que se usan para proporcionar color y olor, mejorando las propiedades sensoriales del producto. La cantidad que se añade es muy pequeña y en el caso de los colorantes además su uso está restringido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario